DeustoTech

Introducción

La idea de realizar un modelo de negocio basado en tecnologías fáciles de manejar viene de las terceras Jornadas RFID celebradas en Deusto en Noviembre de 2009. Durante las mismas, expertos en tecnología RFID de las universidades punteras de España, investigadores de centros tecnológicos y doctores en ingeniería de universidades extranjeras de India o de Estados Unidos nos hablaron sobre las innumerables ventajas que aportan los paradigmas de interacción novedosos en la interacción de la tecnología con el ser humano.

Los avances tecnológicos que fueron expuestos oscilaban entre campos muy variopintos. Desde el control y seguimiento de las mercancías en un puerto marítimo hasta el seguimiento y tratamiento de un jamón de jabugo desde que el cerdo es matado hasta que el jamón llega a los supermercados. De un modo más directo sobre lo que nos interesa, una tarjeta RFID embebida en el teléfono móvil de Pepe Bravo, profesor de la Escuela Superior de Informática de Ciudad Real, servía para entrar y salir de su despacho sin necesidad de usar una llave e incluso para dejar mensajes a sus alumnos dependiendo de su actividad.

Desde el departamento de MoreLab en DeustoTech se llevaba un tiempo trabajando sobre esta idea: dotar de inteligencia a los objetos cotidianos para así facilitar el uso de los mismos y proveer de un nuevo uso y sentido a los mismos. Esta definición viene del mundo de la “Internet de las Cosas”.

El concepto explica cómo Internet salta del mundo de los ordenadores en que se mueve y del que conocemos al de los objetos identificados y capaces de conectarse e intercambiar información. En un mundo inteligente, quedaría registrado el uso de los objetos lo que ayudaría a descubrir usos indebidos e inmorales de los recursos.

Se estima que todo ser humano está rodeado de 1.000 a 5.000 objetos. Creando una interconectividad entre los objetos, siendo interoperables y capaces de actuar de forma independiente en función del contexto en el que se encuentren, creando así una “Inteligencia Ambiental” en un entorno de computación ubicua. Este último término se entiende como la integración de los productos informáticos en el contexto del ser humano de tal manera que tanto hardware como software no se entiendan como objetos diferenciados. Es una visión de un mundo en el que será posible acceder a cualquier fuente de información, desde cualquier lugar, en cualquier idioma, en cualquier instante de tiempo y por cualquier persona de forma adaptada a las condiciones, en un sentido más amplio, en que se encuentre esa persona.

El mundo de la “Internet de las Cosas” aun está en una fase muy preliminar. A fecha de hoy, solo los dispositivos electrónicos (móviles, televisiones, tablets etc.) disponen de cierta inteligencia. El mundo, el avance, los países y la tecnología cada vez generan más información y de manera cada vez más inmediata. Esto es algo incontrolable y que aparece perfectamente ejemplarizado en las redes sociales como Twitter o Facebook. Y cada vez la sociedad demanda saber más sobre qué es lo que nos rodea. Las noticias no sólo se centran en política o economía sino que hay una tendencia cada vez mayor en valorar el impacto que un nuevo producto tecnológico supone en la sociedad, de una manera práctica pero también ética.

En nuestra labor como ingenieros, debemos investigar sobre nuevas tecnologías de interacción que no sólo generen riqueza o aporten una ventaja competitiva en el mercado sino que además puedan acercar la tecnología a gente que quizá no sea capaz de utilizarla. Está en nuestra mano universalizarla e intentar compartir con todos las innumerables ventajas que nos da el avance tecnológico.

En resumen, un ingeniero debe entender la naturaleza como una simplificación de las tareas cotidianas de las personas en modelos mucho más fáciles de usar y como medio para alcanzar objetivos de manera más eficaz.

Necesidad que satisface el producto

Qué Necesidad

Existe la convicción de que el software existente no puede gestionar de manera eficiente la administración de proyectos. La secuencia de acciones que sigue a la utilización de este tipo de programas comienza primero con una fase de entusiasmo por parte del responsable y del equipo del proyecto en la que la herramienta es utilizada de manera eficiente. A continuación, según los hitos de los proyectos se van aproximando y la tensión sube en el seno del equipo del proyecto, este software es utilizado de una manera más aproximada y de una forma más obligada que voluntaria, convirtiéndose en un “muerto que hay que quitarse de encima” en lugar de una “ayuda para la gestión del proyecto.” La tercera y última fase viene dada por un abandono total de la herramienta de gestión hasta que el proyecto no esté finalizado. Una vez esto ocurra, volverán a usar la herramienta introduciendo datos inexactos acerca del tiempo empleado por cada tarea del proyecto.

El problema descrito en el párrafo anterior se resuelve con esta nueva tecnología y herramienta de control, gestión y seguimiento de proyectos permitiendo la toma de decisiones por parte del jefe de proyecto durante el transcurso del proyecto permitiendo así minimizar los costos y los tiempos del mismo aumentando la productividad de la empresa.

El uso actual del software de gestión de proyectos se suele complementar con una técnica más simple, de bolígrafo y papel, en forma de partes decenales. Es posible que para un proyecto de corta duración los resultados obtenidos en la evaluación de los partes puedan llegar a ser exactos. Pero en los proyectos de larga duración, la información generada es inexacta debido a la disipación de los datos y el proceso es mucho más molesto de realizar: se llega a inventar las horas dedicadas al proyecto o se asignan a otros compañeros.

Tenemos la convicción de que cuando hay proyectos grandes, nuestro software de gestión de proyectos puede llegar a ser muy útil. Nosotros satisfacemos la necesidad de llevar la gestión de los tiempos y el personal de los proyectos empresariales e industriales de una manera más eficiente (en tiempo y exactitud) y fácil de usar para personas que quizás no estén acostumbradas al uso de productos informáticos.

Cómo satisface la necesidad

El conocimiento es el nuevo factor de producción de las empresas. Si disponemos de conocimiento, la innovación vendrá seguida de la mano. Nosotros planteamos pasar ese conocimiento tácito a explícito para así ayudar a la creación de la “Inteligencia Ambiental”.

Dicho trasvase de conocimiento se hace de la siguiente manera. Es de uso común por las empresas e industrias el procedimiento de “fichar” inmediatamente antes de comenzar a trabajar y otra vez más una vez tu trabajo ha concluido. Nosotros sustituiremos ese proceso por otro mucho más efectivo en el que además de registrar las horas trabajadas por un empleado quedará registrado el tiempo que ha dedicado a cada tarea durante el día.

Mediante esta mezcla entre hardware y software, se podrá seguir la fecha y hora exacta del registro del trabajador para un mejor control del tiempo y así obtener más información y por índole más conocimiento acerca de los proyectos de dentro de una empresa.